Suscríbete para estar informado

¡Gracias por suscribirte!

Las ventajas de trabajar la cohesión de equipos

Uno de los retos del trabajo en organizaciones es conseguir equipos cohesionados para lograr que todo engrane a la perfección. Una realidad es que cuando se trabaja con otras personas alcanzar un nivel de comunicación y entendimiento mutuo, en ocasiones puede resultar difícil puesto que cada componente tiene su temperamento, personalidad y su manera de interpretar las demandas laborales. Que todos los miembros que conforman el equipo tengan el mismo objetivo principal y trabajen el beneficio de alcanzar la misma meta, es el mayor objetivo de la cohesión de equipos.


Para conseguir equipos cohesionados, es primordial unir y fortalecer las relaciones interpersonales entre los miembros que lo conforman. En esta dirección es importante observar el comportamiento que existe entre ellos y la manera en la que se dirigen los unos a los otros, sabiendo asumir en todo momento el liderazgo dentro de la interacción con los demás miembros dentro de la organización.


Otro de los pasos fundamentales para cohesionar grupos de trabajo, radica en promover actividades grupales con carácter recreativo, de crecimiento personal y que al fin tenga un punto de unión de todos los participantes que fortalezca la unión social, sin dejar de lado que es la empresa y su cultura empresarial quien mantiene este tipo de interacción entre los miembros de su plantilla.


La implementación de incentivos por logros obtenidos en conjunto dentro de un equipo son métodos de estimulación grupal y pueden generar efecto contagio dentro de otros grupos de la misma organización al reforzar positivamente a un equipo que ha alcanzado un logro por el trabajo desarrollado en colaboración con otros compañeros.


Muchas son las técnicas que se pueden implementar en una organización para conseguir que un equipo desarrolle una cohesión real y efectiva, que permita generar un cambio de enfoque de las interrelaciones en un equipo, generar un clima de colaboración y desarrollar una visión personal en conjunción con la visión compartida dentro del grupo. Para ello, existen una cantidad innumerables de herramientas a poner en marcha, y es en este punto donde cada empresario ha de conocer en primer lugar cuál es su objetivo principal para poder desarrollar la herramienta que más se corresponda con la estrategia empresarial y con el objetivo deseo de alcance.


Como acabamos de señalar, una dinámica de un grupo tiene más de un objetivo y este se diseña en función de las necesidades que tenga la empresa. Los objetivos que nos podemos encontrar son, entre otros, mejorar el clima laboral, generar confianza entre los trabajadores, gestionar conflictos presentes, desarrollar la creatividad, interiorizar la cultura de empresa…


El centro de atención de estas dinámicas, han de ser que los miembros del equipo sean capaces de sentir, transmitir y provocar un reacción al resto de componentes del equipo, los cuales han de dar feedback de lo que perciben y generar una visión grupal de esa reacción individual.


Los lugares donde se puede llevar a cabo pueden ser diversos, no siendo obligatoriamente su desarrollo en el espacio laboral. Para su puesta en marcha, puede ser un propio responsable de la empresa quien la ejecute, o bien puede ser contratada por empresas especializadas en este sector, lo que puede aportar un punto de vista más objetivo de la situación foco de intervención.


Para llevar a cabo dinámicas de cohesión grupal en una empresa, cinco son los pasos que ha de plantearse un empresario para dar inicio a su puesta en marcha.

  • Identificar el objetivo, puedes hacerlo planteándote las siguientes cuestiones:

¿Cómo describirías el momento actual de la empresa?

¿Qué dinámica prevalece entre los trabajadores?

¿Cómo son los trabajadores?

¿Qué deseas modificar e implantar?

¿Cómo crees que la empresa podría ir mejor?


  • Comunicar al equipo de trabajo de una manera asertiva y que predisponga en la colaboración para la dinámica a desarrollar. Puedes hacerlo siguiendo los pasos descritos a continuación:

Describir el objetivo de la dinámica

Destacar la características positivas de los miembros y del grupo

Describir el funcionamiento de la dinámica y explicar las técnicas a seguir en base a las necesidades planteadas

Plantear posibles barreras que puedan surgir en su desarrollo

Asumir la responsabilidad de la gestión


  • Desarrollar la dinámica. Dar inicio a la dinámica planteada en sí, cumpliendo con la planificación marcada y las sesiones entre técnica y técnica a implantar.


  • Cierre de la dinámica. Para hacerlo de la manera más efectiva, es importante elegir actividades en las que el grupo puede expresar sus sentimientos a cerca de lo trabajado, como se han sentido y puedan plantear sus expectativas de futuro dentro de la empresa. El responsable de la dinámica puede dar feedback a nivel individual y grupal sobre el objetivo inicial y la responsabilidad que recae sobre los componentes del equipo y alentar a poner practica las habilidades y conocimientos adquiridos.


  • Continuidad en el tiempo. Establecer un periodo temporal en el que se observe a los participantes de la dinámica, se realicen evaluaciones, autorregistros o se planteen reuniones en los meses posteriores, es la manera ideal de reforzar a cada persona y no dejar que se pierda la esencia adquirida.





126 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo